Realidad aumentada al servicio de las mariposas

Dos paisajistas y una diseñadora, ganadoras de Becas Creación, desarrollaron una aplicación para disfrutar de forma virtual de los insectos más bellos del Jardín Botánico de Castelar.

Grupos de artistas corretean por las habitaciones de la Casa de Victoria Ocampo, en Barrio Parque, persiguiendo fotos de mariposas con su celular como si fueran pokemones. La escena es parte del último FNA LAB del 2017 realizado en la Ciudad de Buenos Aires, la serie de encuentros regionales que organiza el Fondo Nacional de las Artes (FNA) para que los ganadores de las Becas a la Creación intercambien información y preguntas sobre sus proyectos.

Es que es el turno del grupo Alas para que muestre cómo diseñó una aplicación de realidad aumentada para observar mariposas nativas del Jardín Botánico “Arturo E. Ragonese” del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) Castelar. Para demostrarlo, les entregaron a los artistas que asistieron al FNA LAB un celular con la “Alas app” instalada para que la prueben por ellos mismos.

El innovador proyecto -que mezcla arte, biología y tecnología- fue una idea de Silvana Padovano, Carmen Casanova y Alicia Rosenthal a partir de la convocatoria a la beca del FNA en la categoría diseño gráfico. Silvana, maestranda en informática y tesista de Diseño de Paisaje, y Carmen, licenciada en Planificación y Diseño del Paisaje, habían sido voluntarias del jardín botánico de Castelar y sabían que no todas las especies de mariposas, en sus distintas etapas de ciclo de vida, podían ser avistadas en una visita.

Alicia, diseñadora de imagen y sonido, tenía experiencia en aplicaciones y animación 3D. En conjunto, decidieron desarrollar una aplicación de realidad aumentada que permitiera visualizar todas las especies de mariposas nativas rioplatenses que pueden avistarse en el sendero y acceder, con un bello diseño, a la información de cada una de ellas y su correspondiente planta hospedera.

La sorpresa del usuario es absoluta. Se asombra de poder ver la perfección del modelo 3D en el espacio real y el nivel de detalle al que puede acceder, acercando físicamente el celular al marcador, o bien, haciéndole zoom.

“Queríamos que los modelos 3D tuvieran una estética realista. Por la rigurosidad científica, nos basamos en un esquema para la construcción del cuerpo de las mariposas. Se utilizó el mismo para todas con una modificación en la parte de la cabeza y se emplearon distintas texturas para cada especie. En el caso de las alas, hicimos un relevamiento de fotos en buena calidad de mariposas con alas extendidas, tanto de su faz frontal como dorsal”, explican las desarrolladoras.

El diseño también ayudó. A través de él se le dio una identidad visual al proyecto, además de obrar como recurso para lograr un grado mayor de usabilidad de la aplicación. Como siempre, permitió otorgarle belleza a la funcionalidad.

En total, diecinueve fotógrafos y un ilustrador autorizaron la utilización de sus obras en la aplicación y el grupo recibió el asesoramiento de dos especialistas y tres profesionales del INTA tanto para poder realizar el diseño, como también toda la información que enriquece la visita al sendero del jardín.

La aplicación se puede descargar desde Google Play y los marcadores para usarla están disponibles tanto en la web www.alasapp.com.ar, como en la fan page de Facebook, “alasapp”.

En menos de un mes, tuvo casi sesenta descargas y fue utilizada por las escuelas que visitan el Botánico como una herramienta didáctica. El diseño y la tecnología lograron así despertar el interés de los adolescentes que usaron “Alas app”, y les permitió incorporar conocimientos sobre los insectos y sobre el concepto de biodiversidad.

Las mariposas son organismos que cotidianamente encontramos en nuestros jardines, parques y hasta recorriendo alguna calle de la ciudad. “Por la vivacidad de su vuelo, sus formas y colores alegres, despiertan en quienes las vemos el asombro y la curiosidad por la naturaleza”, señalan las creadoras y agregan: “Por eso, crear una aplicación para abordar a través de ellas otros temas no tan escuchados, como la biodiversidad y los ambientes naturales en las ciudades, nos pareció de gran valor, ya que no sólo se muestra su belleza sino también su rol en los ecosistemas y el de todos nosotros en su conservación”.