Una noche en el teatro

El 4 de diciembre de 2017 se celebró el más tradicional y conmovedor encuentro del FNA: la entrega de los Premios Trayectoria, que distingue a quienes dejaron una huella fundamental en nuestra cultura.

Son las siete de la tarde y, aunque faltan dos horas para que empiece el evento, el público ya se congrega en el foyer del Teatro Cervantes. Todos quieren acompañar a los artistas que este año recibirán el Premio Trayectoria del FNA. Se trata de la máxima distinción de la institución, con la que se busca homenajear la vida y obra de quienes mediante su trabajo y carrera contribuyeron a enriquecer el patrimonio cultural de nuestro país. Es una fiesta con historia: en 1963 se empezó a entregar el Gran Premio -lo han recibido figuras como Jorge Luis Borges, Emilio Pettoruti, María Elena Walsh, Silvina Ocampo, León Ferrari y Clara Díaz, entre otros- y en 1992 se amplió el reconocimiento a figuras talentosas de diversas disciplinas artísticas.


La ansiedad del público crece a medida que se repiten los flashes que los fotógrafos de medios de prensa disparan hacia los homenajeados. Las cámaras se alborotan cuando irrumpe en la escena la inconfundible silueta de Mirtha Legrand -que esta noche cederá protagonismo a su hermano, José Martínez Suárez, elegido Gran Premio Trayectoria-, pero finalmente se anuncia el comienzo de la ceremonia y todos ingresan a la sala.


Las luces del escenario se encienden y un suspiro compartido sobrevuela en la penumbra de la platea, mientras en los parlantes resuena: “¡Bienvenidos a la entrega de los Premios Trayectoria!”.


La periodista Silvina Chediek, conductora de la velada, invita al escenario a la presidente del FNA, Carolina Biquard, quien destaca: “El arte transforma, sana, junta, y en el Fondo trabajamos para que eso pueda seguir ocurriendo”. Luego cede el micrófono a Pablo Avelluto, Ministro de Cultura de la Nación, que celebra el hecho de que en este ámbito “no haya espacio para las grietas”. “Todos nos podemos encontrar a través de la creación, la pasión y el amor por nuestra identidad”, asegura.

Todos los ganadores de los Premios Trayectoria 2017.

Cada uno con su hinchada

Ante la entrega de cada premio, en el teatro sobrevuela una mezcla de emoción, algo de nerviosismo y un profundo agradecimiento de los ganadores. Y, claro, de los merecidos aplausos del público.

La hinchada propia se hace sentir particularmente cuando Jorge Strada sube a recibir su Premio Trayectoria en la disciplina Arte y Transformación Social. Toda la séptima fila del teatro -ocupada por personas de más de 60 años, que forman parte de Papelnonos, fundación creada por Strada para promover un envejecimiento activo- se pone de pie para agitar una bandera de la fundación.

Jorge Strada.

“La trayectoria de uno está lleno de dudas e intentos, pero eso también hace a la obra”, dice Jorge Gamarra, Premio Trayectoria en la disciplina de Artes Visuales, al recibir su premio, mientras que Milán Cardozo, destacado en la disciplina Artesanías, deja el discurso de agradecimiento en manos de su hijo, quien destaca que a los 77 años su padre aún sigue trabajando todos los días en su taller.

Jorge Gamarra.
Milan Cardozo.

Los arquitectos Miguel Baudizzone, Jorge Lestard y Alberto Varas comparten el premio en la disciplina Arquitectura y se turnan para recordar proyectos, colegas talentosos y lugares que conocieron durante su carrera.

Miguel Baudizzone, Jorge Lestard y Alberto Varas.

Al recibir su Premio Trayectoria en la disciplina Artes Escénicas en la categoría Teatro, Agustín Alezzo humildemente dedica el premio a los muchos artistas “que podrían ocupar este lugar”; y Margarita Bali, reconocida en la misma disciplina, en la categoría Danza, destaca que el suyo es un arte grupal y, risueña, destaca: “Hoy me pregunto si en este escenario estoy despierta o dormida”.

Agustín Alezzo.
Margarita Bali.

El hijo de José Emilio Burucúa, Lucio, premiado en la disciplina Letras, lee una carta de su padre en la que señala: “Bendigo hacer sido arrojado al castellano por mis padres y leer el Quijote”.

Juan Javier Negri, Alberto Manguel y Lucio Burucúa.

Enseguida, Carlos Fracchia, Premio Trayectoria, destacado en Diseño, cita a Martin Heidegger, quien echó luz sobre el pensar y el poetizar y señaló que el “poetizar pensante es en verdad la topología del ser”.

Carlos Fracchia.

El arqueólogo Carlos Achero, distinguido en la categoría Patrimonio, dedicó su premio a los habitantes de los lugares en donde desarrolló sus investigaciones quienes, “son los mejores guardianes de su patrimonio”.

Teresa Anchorena y Carlos Aschero.

El desfile de destacadas figuras se detiene cuando se anuncia el Premio Trayectoria en la categoría Música, la figura de Charly García se proyecta enorme sobre la pantalla y un aplauso celebra al talentoso músico mientras Marcelo Moguilevsky, director en el FNA, le dedica unas palabras. Para el final queda el galardón más esperado: el Gran Premio FNA. José Martínez Suárez es el elegido de este año y no necesita más de tres palabras para cautivar al público con su ternura y extraordinario sentido del humor. Acompañado por sus bisnietos, despliega todo su carisma, el mismo que lo llevó a convertirse en una leyenda viva del cine nacional.

Tras la ovación, nuevamente la calma. Fernando Isella enmudece a todos con su concierto de piano e interpreta las melodías perfectas para dar cierre a la conmovedora gala de premiación. El brindis, las fotos y las felicitaciones a los ganadores en el foyer del teatro son el bonus track de una noche que nadie quiere dar por terminada.

Fotos: Fondo Nacional de las Artes y Ministerio de Cultura.

Si querés saber más sobre los ganadores mirá esta galería de imágenes.

Leé la nota sobre sobre José Martínez Suárez, ganador del Gran Premio Trayectoria.