Una heredera de saberes ancestrales

Conocé a María del Carmen Toribio, la artesana formoseña wichí que se luce con sus piezas de tejido de chaguar.

“Soy una mujer tejedora Wichí. Nací en un ambiente de mujeres tejedoras, un arte que se transmite de generación en generación. Desde temprana edad aprendí la artesanía milenaria del chaguar, tesoro del monte de donde se obtienen los hilos”. Así se presenta la artesana formoseña wichi María del Carmen Toribio, quien en 2013 ganó el Primer Premio del Concurso de Artesanías organizado por Fondo Nacional de las Artes.

Si bien su labor en tejido de chaguar -una planta de fibra resistente que crece en zonas semiáridas- ya cosechaba elogios, ella misma señala que el vínculo con la institución impactó de manera positivo en la visibilidad de su obra. “Pude participar en la feria de Cosquín a través del Fondo Nacional de las Artes y desde ahí se me abrieron las puertas de otros festivales como la Fiesta Nacional de la Artesanía, donde participé por primera vez”, explicó recientemente tras ser premiada con la “Rueca de plata” en la última fiesta nacional.